Cuando se producen emergencias climáticas severas, como un huracán, las entidades de protección habilitan refugios temporales de emergencia en escuelas, edificios de oficinas y otras instalaciones aprobadas para resguardar a los habitantes que se encuentran en peligro. Estos espacios se clasifican de acuerdo con las necesidades básicas y a las necesidades especiales de las personas. Por tanto, es muy importante tener a la mano la informacion de los refugios mas cercanos a su locación, en ese sentido se especifican los dos tipos de refugios:

REFUGIOS PARA LA POBLACIÓN GENERAL

Este tipo de refugio está equipado para las necesidades básicas como comida y agua y ofrece un lugar temporal para dormir durante una emergencia. Un refugio para la población general es capaz de administrar primeros auxilios básicos, pero no atención médica. Tendrá que llevar suministros como ropa de cama, mantas, ropa, artículos de tocador, artículos de higiene y medicamentos personales. Además de la comida y el agua, los recursos disponibles en los refugios para la población general van a variar.

REFUGIOS PARA NECESIDADES ESPECIALES

Los refugios para necesidades especiales son diferentes a los refugios parala población general. Si necesita asistencia médica diaria, como atención de enfermería de rutina, ayuda con medicamentos, terapia de oxígeno, electricidad para equipo médico de soporte vital, y no tiene otro lugar a donde ir, usted podría ser elegible para ir a un refugio para necesidades especiales. Durante una emergencia, los refugios para necesidades especiales proporcionan más atención médica y supervisión que un refugio parala población general. Tendrá que llevar sus suministros médicos y medicamentos actuales al refugio para necesidades especiales. Puede traerá los encargados del cuidado y animales de servicio para que le acompañen. Existen ciertos criterios de elegibilidad que debe cumplir para tener acceso a un refugio de necesidades especiales. Para averiguar si usted es elegible y para inscribirse previamente, comuníquese con la oficina de manejo de emergencias de su condado.

Fuente: Departamento de Salud de la Florida.