En FB DOORS nos preocupamos por la seguridad que su familia necesita ante la presencia de huracanes, con la instalación de ventanas y puertas contra impacto, por tanto nos interesa que este informado y en ese sentido le presentamos un recuento de los últimos huracanes más letales que han pasado por Estados Unidos, dentro de ellos se encuentra, el huracán Irma que fue un poderoso y catastrófico ciclón tropical en el 2017, fue el más fuerte observado en el Atlántico desde el 2005 en términos de vientos máximos sostenidos. Fue el primer huracán de categoría 5 registrada en impactar en las Islas de Sotavento, y el huracán más costoso del Caribe. 

La Duración de Irma fue del 30 de agosto al 15 de septiembre de 2017, con unos vientos máximos 285 km/h y dejando de forma oficial el fallecimiento de 134 personas. Las áreas más afectadas fueron Cabo Verde, Barbuda, San Bartolomé, República Dominicana, Anguila, San Martín, Islas Vírgenes, Cuba, Puerto Rico, Islas Turcas y Caicos, Bahamas y Estados Unidos.

El 4 de septiembre, el gobernador de la Florida, Rick Scott declaró un estado de emergencia para el estado. Las autoridades aconsejaron a los residentes que almacenaran sus kits de huracanes y todo desde las oficinas estadales hasta las escuelas fueron cerradas. El 6 de septiembre, el alcalde de Fort Lauderdale ordenó evacuaciones obligatorias para todos los residentes al este de US 1. Además, la ciudad de Tampa, en la costa oeste, se declaró un estado de emergencia local.

Temperaturas de la superficie del mar en la trayectoria del huracán Irma

En el caso de la Florida el huracán ascendió a Categoría 4, Irma tocó tierra en los Cayos, llegando a Cudjoe Key el 10 de septiembre por la mañana, con oleajes de 3 m de altura por la tarde. Un segundo aterrizaje fue hecho, como un huracán de la categoría 3, en Marco Island a las 3:35 p.m. del mismo día. La bahía de Tampa fue drenada antes de la llegada del ojo del huracán. Una racha de viento de 175 km/h fue registrada en Pembroke Pines.

Tras dejar los Cayos, el huracán emprendió rumbo a la costa oeste de la península de Florida, rebajado a categoría 2. Con todo, en Miami se registraron ráfagas de hasta 160 km/h, registrándose apagones, caídas de grúas en edificios en construcción y anegamientos masivos en sus calles. En el estado de Georgia, se reportaron tres víctimas fatales a causa de voladuras de árboles y escombros, mientras que en Carolina del Sur se informó de un fallecido. En Tybee Island, el fenómeno meteorológico causó extensas inundaciones, mientras que en Charleston el oleaje alcanzó los 3m aproximadamente, convirtiéndose en la tercera tormenta más grande registrada en la historia.